Buscar
Noticias

Cerraduras invisibles

Cerraduras invisibles

Las innovaciones tecnológicas abarcan cada día, con distintos niveles de intensidad, una mayor cantidad de áreas de la vida. El mundo de la seguridad no es ajeno a estos cambios y ahora recibe un gran aporte a través de la cerradura invisible, colocada por el lado interno del cerramiento. Y contrariamente a lo que se pudiera pensar, no se encuentra empotrada dentro de la estructura que debe proteger.

Se trata de un dispositivo controlado desde lejos, sin los puntos de vulnerabilidad típicos de un cerrojo tradicional, que hace parecer mágico el acceso a nuestro hogar u oficina. Y puede instalarse en ventanas para asegurar todos los cerramientos de una primera planta.

Características que las hacen deseables

Vivimos imbuidos en un ambiente en el que todo se relaciona con ordenadores, redes de comunicación y electrónica. Y cada vez nos hacemos más dependientes de estas tecnologías. Por tanto, este es el momento de las cerraduras invisibles, una convergencia de oportunidad, preparación y necesidad de nuevos instrumentos en el sector del resguardo de las propiedades.

Su mayor atractivo es que no poseen partes disponibles para manipulación externa (de allí deriva el nombre) e impiden el acceso no deseado a nuestras propiedades. Además, pueden ser abiertas a una distancia prudencial, de manera que basta con acercarse, empujar la puerta y entrar. Al cerrar, nuevamente quedará la zona aislada de amenazas exteriores inminentes.

Dado que estos aparatos bloquean el acceso a lugares importantes, no es lógico que dependan de un único sistema de apertura. Las alternativas para abrirlas incluyen un motor secundario que desbloquea al principal, en caso de problemas, y la posibilidad de hacerlo manualmente desde el interior.

Los mandos a distancia también se encuentran a tono con la época y se puede usar un controlador que trabaje con diversos aparatos o que uno de ellos sea manipulado por varios controles. Los códigos están protegidos contra copias, y si algún elemento se extraviara, el diseño permite una reinicialización que dejaría inactivo a dicho componente.

Razones para comprar una cerradura invisible

La más significativa es la protección personal al aproximarnos a nuestras instalaciones. En lugar de detenernos a manipular sucesivos sistemas de seguridad, podemos ir abriendo puertas como si no estuvieran bloqueadas. Y después de pasar y cerrarlas nadie las reabrirá, a menos que utilice su propio control remoto activo.

Esta tecnología, asimismo, admite la operación por medio de dispositivos móviles. De este modo, podríamos abrir sin estar presentes para permitir la entrada a personas autorizadas o a familiares que no tengan acceso o que hubieran extraviado el mando.

Las cerraduras invisibles nos permiten una mejor protección del lugar donde vivimos o trabajamos. Con este sistema, no existe forma de usar pinzas, ganzúas o llaves para violarlo, porque no hay cilindro que lo permita. Y así, solo podrán manipularlas quienes tengan el derecho a hacerlo.

Etiquetas
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.